Sígue nuestras entradas por e-mail

Translate the Blog




EnglishFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

 

La Revolución Sera Feminista o No sera

miércoles, 11 de enero de 2012

Los Grandes que buscan sólo la Foto

Hoy me siento en deuda conmigo misma. Me siento responsable del dicho aquel, "en casa del herrero, cuchillo de palo".De hecho estoy escribiendo sin pensar mucho, sin encabezar correctamente y escribiendo directamente de las vísceras. Esta mañana, estaba actualizando facebook cuando me llamo una chica de 16 años, me dijo que había encontrado la Asociación por facebook y que necesitaba consejo porque creía que su novio la estaba maltratando pero no estaba segura.




Me contó que cuando ella habla con otros chicos, él le pellizca y luego cuando están a solas, le obliga a hacerle felaciones, hasta que casi ahogarla. Que esto se lo había contado a sus amigas de la pandilla y que le habían dicho que eso era normal, "Es que si él mira a otra, ¿tú no te pones celosa?".
 Entre medias me colaba la coletilla de que el chico es muy majo, es muy buena persona y yo se que me quiere mucho.
Más que nada lo decía para convencerse ella misma, porque a mí sólo hacía que reconcomerme un poco mas.



Prosigo su relato, contándome que anoche, la cosa fue a un poco más; estaban en el parque con los amigos y que ella recibió un sms de un compañero de instituto que le decía si al día siguiente podía dejarle los apuntes de lengua, ya que por la mañana, no había a clase.
El novio de la chica, agarró el teléfono y leyó el mensaje, después de leerlo, estampo el móvil contra el suelo partiendolo en dos. " Era un Samsung Galaxy que mis padres me habían regalado por navidad y él me lo a roto"...

La cosa es que los pellizcos y las obligaciones al sexo oral, no le habían causado tanto dolor cómo que ese chico rompiese algo material que ella adoraba...pero el caso es que ese objeto, había sido el desencadenante de que ella tomase un poquito de conciencia.

"Después me dijo que nos fuésemos solos a dar una vuelta en su coche y me pregunto si yo estaba enrollada con el chico del instituto, le dije que no pero él se cabreo mucho y entonces me pego una bofetada y me dijo que si se enteraba de que yo le andaba poniendo los cuernos me iba ha hacer mucho daño y me iba a dejar"...



¿Le contaste a alguien lo que había pasado en el coche, alguien vio lo que hizo con tu teléfono móvil?...le pregunto a la chica.

- Si, lo del móvil sus amigos si lo vieron pero se empezaron a reír y lo del coche no, fuimos a un lugar que esta abandonado dónde vamos a veces ha hacer botellon. Lo otro no se lo e contado a nadie, a mis padres les he dicho que iba en la moto de mi amiga y que en un bache se me a caído. Me han echado una bronca espectacular y mi padre me ha castigado a estar tres días sin salir y mi madre dice que hablara con la madre de mi amiga a ver si el seguro cubre lo del móvil y si no que me quedo sin teléfono y todo por taparlo a él y me encuentro muy mal.
Encima si no le contesto o le aviso de que estoy castigada me va a dejar y se va a pensar que es por lo que paso ayer-...."

Bueno, por algún motivo ya no me sorprendo cuando escucho ese tipo de cosas y aunque las primeras veces que recibía llamadas de orientación, los ojos se me salían de las cuencas y mi lado emocional tapaba al racional, ahora, después de haber estudiado y de haber sido capaz de escuchar a la razón mas que al corazón, analice con la chica los apoyos inmediatos, las soluciones reales y por último la posibilidad de denunciar.

Ella estuvo atenta a todo, cómo si esperase que en última instancia yo le fuese a decir que ese percance que le había ocurrido, no se podía catalogar cómo violencia machista y que podría seguir con ese chico, "ALGO" violento o impulsivo, cómo ella lo definía.

Mientras hablaba con ella y me facilitaba su ubicación, encontré todas las posibilidades de ayuda que tenía en cuánto a organismos oficiales y tenía preparado ya un teléfono para ponerla en contacto con una abogada y algunas Asociaciones con las que estamos en RED.

- Bueno, sin duda lo que me cuentas es violencia y por lo que me cuentas no es un caso aislado, si no que cómo habrás podido comprobar va en aumento y con toda probabilidad, si sigues con ese chico, irá a más -.

Le propuse que podía interceder cómo mediadora para hablar con sus padres sobre el asunto y que podríamos trabajar en conjunto para buscar soluciones. Pero en ese momento la muchacha se cerró en banda a seguir con la conversación.

- Escúchame, tienes que denunciar, no puedes quedarte callada -. Le dije, pero ella me dijo que no. Que si había recurrido a nosotras era porque no teníamos que verle la cara y que sólo necesitaba que alguien la escuchase, pero que no lo iba a denunciar porque ese chico "era el hombre de su vida"....



Iba a colgarme, pero soy madre de un pre-adolescente y retome el dato más relevante para esa chica en toda la conversación.

- Si conseguimos contarle a tus padres esto que te esta pasando de una manera muy tamizada, es probable que te retiren el castigo y que encuentren una solución para tu teléfono móvil nuevo, no es justo que te quedes sin algo que deseabas tanto, cargar con la culpa y ademas un castigo, siendo inocente, ¿no te parece? -.

Se quedo pensativa y la oía dar golpecitos con algo al otro lado del teléfono.

- ¿La única solución es denunciar?-

La que se quedo pensativa durante un rato fui yo...pensé por un momento en todas las mujeres que han denunciado y han muerto después, pensé en los años que yo me pase denunciando y en esas madres a las que después de haber denunciado al maltratador, han perdido la custodia de sus hijos.

- No es una solución definitiva, pero es un paso en otros. Si no estas segura de si hacerlo o no, es importante tener el apoyo de la gente que te quiere para que te aconseje y te proteja en la medida de sus posibilidades. Pero si ese chico es realmente violento y puede hacerte mucho daño, necesitaras que alguien mas te proteja y tus padres o familiares no podrán hacerlo solos. Por lo tanto yo creo que si no estas preparada para denunciar los hechos, podemos encontrar posibilidades -.

Me facilitó los teléfonos de sus padres para concretar una cita y colgó.

Registre la llamada y abrí una ficha, por si algún día se decidía a denunciar que hubiese constancia de que al menos había dado el paso de pedir ayuda y me dispuse a llamar a sus padres. Tal y cómo había sospechado, los teléfonos a los que llamaba en uno no se correspondía con el padre de la chica, y el otro teléfono no existía.

Volví a llamarla pero el número de teléfono se correspondía con un locutorio. Por lo tanto...todo quedará en eso. En un registro, un rato de conversación y algunas vueltas a la cabeza de lo que podía haber hecho para convencerla. Ni siquiera si la edad que me facilitó es real o podría incluso tener menos o mas...

Este tipo de llamadas pasan a menudo, pero esta especialmente me dejo un rato fuera de mí...

Y me recordó a cuando yo tenía 17 años y conocí a mi ex marido que tenía por afición el fútbol y hablar solo. Hablaba sólo a todas horas, ponía un partido de fútbol, le quitaba el volumen al televisor y retransmitía con su voz el partido...alguna noche me desperté viéndolo sentado en la cama, hablando con sus manos. a las que ponía en forma de boca de pato y les hacía voces, una tenía la voz grave, la otra aguda. Era terrible escucharle decir que si algún día yo le dejaba, me mataría.

En casa mi padre nos ofrecía un ambiente similar o incluso peor, por lo que "soportar" aquello me resultaba más fácil. Hasta que fui madre y entonces ya no pude soportar mas sus "locuras" a veces psíquicas, a veces físicas. Entonces Denuncié y para mí empezó otro calvario superior al de haber tenido que aguantar los malos tratos desde niña por mi padre o los de mi exmarido.



Primero demostrar a la justicia que lo que dices es cierto, recuerdo que la abogada me decía que justo en el momento en el que me había pasado el cuchillo por el cuello, era necesario que hubiesen testigos no familiares delante y por supuesto un parte médico de las agresiones. Ni si quiera el que cuando me ataba a la pata de la cama pudiese gravarlo con el móvil podía servir de prueba, así que cómo cada vez que había alguien se comportaba con un hombrecito sumiso y encantandor, pocas pruebas podía tener.

Ayer justo leía en algún muro de las amistades de Facebook que si un tipo pierde una cartera y denuncia el robo, nadie duda de su palabra y se pone en marcha todo un servicio para garantizar que ese ciudadano pueda recuperar su cartera. Pero si una mujer denuncia malos tratos, tienes que pasar una y otra vez por un abogado, una psicologa, un forense, un juez, hasta que alguien dictaminé que lo que dices es cierto.

El tema de los menores en cuánto a violencia es otro tema a tratar y en el que mucho no quiero pronunciarme pero fue la mayor tortura a la que se puede someter a una mujer en vida. Puedo aseguraros que hoy, si me avisan de todo lo que tuve pasar, yo, no hubiese denunciado y hubiese aguantado aquello.

Pero denuncié...hice lo correcto e intente rehacer mi vida, recomponiendo trozos que creía que ya nunca más volvería a tener y estudié y saqué una carrera y me enrolé en todo este mundo.



Cuando recibo una llamada para orientación que recibo o correo, entró en dos situaciones distintas, la que piensa cómo mujer que ha vivido la violencia y la de profesional que a estudiado para mediar en situaciones de este tipo. Ahora tras 9 años trabajando en esto, es la mujer la que piensa y la profesional la que habla y dice: "Denuncia"...es el primer paso para poder encontrar la forma de que salgas de esa situación sana y salva.

Pero en Septiembre del 2010, paso algo ya actuando cómo profesional, una Fundación de una entidad bancaria, se puso en contacto con la Asociación para "colaborar". Tenían un montón de casas cerradas por el tema de la crisis y habían decidido ser solidarios y ceder esos espacios para diferentes ONG. Nuestro proyecto les había llegado por medio de otra Fundación y les parecía interesante.

Después de varios días haciendo visitas a un montón de viviendas. Seleccionamos una que se ajustaba bastante a lo que la Asociación podría darle provecho. Firmamos el convenio, nos hicimos la foto de rigor que después publicarían cómo entidad solidaria y luchando en contra de la violencia machista y nosotras nos pusimos manos a la obra.

La vivienda era un sexto piso sin ascensor, sin muebles, con cristales y persianas rotas y lleno de suciedad, por su puesto sin agua ni luz. Toda esa puesta a punto, según la Fundación corría a nuestro cargo, pues ellos sólo podían dar el espacio en las condiciones que se encontraban. Creerme que después de varios días de visita, aquella era una de las que en mejor estado se encontraban.



Cuando fuimos a dar de alta el agua y la luz, se debían cantidades astronómicas de deuda, a lo que dicha Fundación dijo que eso era por cuenta de la Asociación si queríamos ponerlo en marcha. Total que hasta poder gestionar el alta y encontrar la forma de tener mas de 1400 euros para pagar la deuda de luz y agua, nos cargamos con garrafas y cubos de agua, seis pisos para arriba para acondicionar el espacio.

La siguiente fue la visita de los vecinos para decirnos que esa vivienda debía más de 1000 euros de comunidad. Dato que también trasladamos al gerente de la Fundación y que nos dijo que eso corría a cargo de la Asociación.

Para las Fundaciones y ONG grandes, las de siempre, sacar 1400 euros, debe ser algo así cómo hacer una llamada y listo, pero para nosotras, nos tocaba hacer un proyecto y enviarlo puerta por puerta hasta que alguien quisiese patrocinar ese proyecto y nos financiase. Por lo que durante unos meses, tuvimos que acondicionar aquello y dejarlo cómo punto de reunión los martes y los jueves, para hacer entrega de las donaciones.

Trasladamos allí, ordenadores que nos habían donado para los talleres de informática, nevera, cocina, microondas, muebles, zona de juego para l@s peques y todo lo referente a la zona de la sala de juntas con documentación en cuánto a las mujeres ya que era desde allí dónde les proporcionábamos las cosas que necesitaban.


Salimos de allí un martes por la tarde en el que llevamos una donación de alimentos y certificamos todo lo que habíamos recogido para la campaña del cambio de temporada, ya que se acercaba el frió y las mujeres necesitarían abrigo,mantas y también estuvimos repasando lo que nos faltaba para la campaña de navidad.
Cerramos cuando ya oscurecía por el tema de la luz y no volvimos hasta el jueves por la tarde en que habíamos convocado a las mujeres para darles alimentos y hacer un rato de charla y terapia.



Al llegar a la casa, la puerta estaba abierta, recuerdo que subí al piso de arriba, pensando "ups" me equivocado de planta, y también baje, pero no... no me había equivocado.

Entre a la vivienda y recuerdo que el suelo estaba impecable, relucía y resbalaba, estaba recién encerado. Pero las sillas de la sala de espera no estaban. Entre más adentro y los cristales rotos, estaban reparados y las persianas también. Pero las mesas, los ordenadores y la zona de juego, no estaban.


Andaba por la casa esperando a que alguien saliese y me dijese que nos habían concedido la reparación de todo, pero estaba tan confundida porque no había nada, la vivienda estaba completamente vacía. En ese momento un señor con ropa de operario entró a la casa y me pregunto a ver quién era yo. Yo me puse histérica porque lo que no sabía era quién era él. Mi primer pensamiento fue el de pensar que era uno de los maltratadores a buscar a alguna de las chicas. Me dijo que era de una empresa que le habían mandado a limpiar. Le pregunte por las cosas y me dijo que tenían orden de tirarlo todo.

¿Tirar todo? ¿Dónde?...él no sabía que contestarme, me puso con su jefe que resulto ser una empresa externa que trabajaba para la entidad bancaria que nos había donado la vivienda. Llamé a los responsables y cuando por fin conseguí que uno me atendiese me dijo que ellos no sabian nada y que denunciase. Desorientada me fui al juzgado a denunciar a no sabía quién por robo, pero estando allí, el mismo gerente que minutos antes me había aconsejado que denunciase, me pedía por favor que no lo hiciese, que todas nuestras cosas estaban a salvo y que nos lo recuperarían en dos días.

Me comento que había sido un error, que habían donado esa misma vivienda a otra Asociación y que al ver todo aquello allí, pensaron que era basura y lo tiraron al punto limpio.

Intente localizar al punto limpio dónde se suponía que nuestras cosas habían entrado, pero allí nadie nos pudo confirmar que nuestras cosas hubiesen entrado allí. Algo que no entenderé. Tampoco entenderé cómo una Fundación Solidaria encuentra Ordenadores, ropa, alimentos y juguetes y en vez de "donarlos" a los mas necesitados, lo tira a un punto limpio. Tampoco entenderé jamás cómo es que a nosotras nos entregaron la casa en condiciones lamentables y para la asociación parroquial a la que entregaron la vivienda, la entregaron perfectamente reparada y abrillantada.

Y a partir de ese momento de no entender, empezaron a pasar cosas extrañas alrededor de todo. Las personas dirigentes de dicha fundación con sus trajes y corbatas se sentaban para aclarar la situación pero nuestras cosas, no aparecían por ningún lado. No nos enseñaban documentos de que esos enseres se habían entregado a un punto limpio, pero curiosamente nos enseñaban fotos de nuestros enseres antes de ser desechados.

Nos pidieron que no fuésemos a la prensa, ni tomásemos acciones legales porque nos iban a resarcir y ademas con un compromiso mayor. Nos firmaron un documento en el que asumían aquello que ellos calificaban de "error humano" y nos daban largas un día si y otro también.

Nos quedamos sin campaña de navidad, nos quedamos sin poder entregar aquello que esa gente llamo "basura" pero nos quedamos sin documentos para trabajar.

Justo aquella semana, los directivos de dicha entidad salían en la prensa por malversación de fondos y algunas noticias en las que habían gastado fondo social en prostitutas en suiza.

Pedimos consejo a algunas personas con mas experiencia que nosotras y que no fuesen mujeres maltratadas para verlo con los ojos del raciocinio y no con las vísceras cómo hasta ese momento lo veíamos mi entorno y yo.

Y comenzaron las faltas de respeto por parte de los dirigentes, las amenazas sutiles desde sus despachos, "El pez pequeño se come al grande"...fue una de ellas.

Volví a revivir lo que durante años sufrí por parte de mi ex marido. Pero admito que esta vez, tuve mas terror, porque tal y cómo el señor entonces director de la entidad bancaria me dijo, "aquí nos conocemos todos". Nunca me dijo nadie,"te voy a matar", pero aquella sutileza, para mí, era de sobra conocida.

El Gerente de la Fundación un señor ya rozando la sesentena y con más de treinta años en la entidad a sus espaldas, me dijo que esta Asociación, no era una Asociación de mujeres maltratadas, que lo que eramos, eramos unas histéricas poco profesionales.


Cuando aquello ya tomo un nivel para mí excesivo, por el que tuve que ser hospitalizada por ataques de pánico y entendí que ya no podía luchar más por los derechos de las mujeres de esta Asociación, tuve que retirarme a un lado.

Y paso el 2010 y el 2011 y ya estamos en el 2012 y a día de hoy, aún tengo que recibir llamadas de personas vinculadas a esta Fundación que ya a pasado a ser de otra entidad bancaria, que siguen haciendo que mi centro se disloqué, que me sienta menos profesional en mi puesto de trabajo y que no pueda olvidar que fui una mujer maltratada.

Esta mañana, yo le decía a una chica de 16 años que tenía que denunciar, sin embargo yo con 33, no fui capaz de hacerlo porque el miedo que sentí me paralizo por completo. Pero es cierto que tenía que haber denunciado.

Me gustaría decir que la denuncia es el paso para liberarse, pero no denuncié por miedo a lo que podría venir después.

La Asociación hoy, se mantiene, porque cada día nos levantamos, nos repartimos las tareas y nos hacemos visibles.
Lo que hacíamos antes de que nos destruyesen todo el trabajo de años, no podemos hacerlo, pero no nos quedamos quietas.

También leí en un muro de facebook que por desgracia las mujeres hemos aprendido con toda esta mierda del patriarcado y la violencia, a quitarnos de encima su olor y a seguir adelante.

Hubo un tiempo en el que miraba hacía atrás asegurándome de que mi ex-marido no me seguía, durante este tiempo lo he hecho con el miedo de no saber cómo podía ser el rostro de quién me dañase si hablaba de esto.

En el camino e tenido a gente cómo Raquel, Susana, Sandra, Bibi, Gracia, Estefa, Rosa, Yolanda, Luz Clara, Esther, Luz y mis chicas del círculo que me han ayudado mucho. Contamos con el apoyo siempre del padrino de la Asociación el cantante HUECCO y con dos Fundaciones patrocinadoras que a pequeños pasitos nunca nos sueltan de la mano. Y a empresas que de forman esporádica colaboran con la Asociación. Ellos y Ellas son los que sin saber esto que hoy estoy contando, nos han mantenido con fuerza para seguir. Especialmente a mí.

Hecho en falta al igual que cuando hicieron la donación de la vivienda por dos años y distribuyeron la fotografía, no hayan enviado una fotografía con la vivienda desmantelada por un "error humano", una disculpa pública tanto para mí, cómo para todas las mujeres que sufrieron por esta pérdida y por su puesto la paralización de todas las actividades de la Asociación y por supuesto el haber recuperado el importe ya sea en especie o en dinero de todas las cosas que ellos consideraron "Basura". Lo que me lleva a pensar que al final lo que importa es la fotografía y que hasta en las Fundaciones solidarias cómo se definía esta, existen maltratadores que ejercen la violencia desde su posición con traje y corbata.

Contar que se esta sufriendo el maltrato, es el primer paso para poder recibir la ayuda...

GRACIAS por leerlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar en el blog de la Asociación LMD.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Próximo evento

Promo Libro LMD

QUERIDA MUJER

Circulo de Mujeres con LuzClara Camús